Seguridad Alimentaria y Autoabastecimiento. Ideas y soluciones en nuestras manos

La situación alimentaria por la cual atraviesa nuestro país, se ha acentuado aún más como resultado de la crisis económica mundial, profundos cambios políticos y sociales en América Latina en la última década, todo ello sumado al enorme cerco financiero, económico y energético impuesto por las administraciones estadounidenses y el impacto sufrido por el azote de la Covid19 en el mundo. Para colmo ahora los Estados unidos tienen como presidente a un personaje que ha sido catalogado por nuestro presidente  Díaz-Canel como un “analfabeto”  y créame que de verdad lo es, alguien que no conoce nada de Historia, pero  sí conoce mucho de hacer mal y castigar pueblos soberanos.

Por personajes como estos y por la aparición del Covid 19 Cuba se ve en medio de un gran desafío, alimentar con sus propios recursos a todo un pueblo, tenemos a nuestro favor la tierra, esa que por tantos años sus verdaderos dueños lucharon y muchos de ellos ofrendaron su vida, pero tenemos otros retos de los cuales por el momento no tenemos el control, que es el escenario internacional, el cual parece ser cada día más adverso.

¿Entonces dónde debemos centrar la batalla?

-Sin dudas dentro de nuestro propio país.

Si bien es cierto que no contamos con tecnologías  avanzadas en la agricultura, debido en gran parte a la férrea guerra económica, impuesta ya hace más de seis décadas. – Sí contamos con grandes reservas por explotar en el orden práctico. – Pongo un ejemplo bien cotidiano. Un tema que golpea a la mayoría de los cubanos en la actualidad es la escasa o ninguna presencia de productos cárnicos en los mercados agropecuarios, la carne de cerdo se ha disparado en cuanto al precio debido a la poca oferta de esta motivado por la falta de proteínas, las cuales hace algunos años nuestro país importaba en países de la región, y uno de esos era Brasil; Pero recordemos quien está al frente de este hermano país, un señor llamado “Bolsonaro”  que le sigue el juego a nuestros enemigos.

Por este y otros motivos la disponibilidad de la carne porcina, de ave, la producción de huevo que por lo general forman la dieta básica del cubano está muy por debajo de la demanda actual y sus precios disparados. Recordemos que la producción de carne de cerdo, de ave y en especial la producción de huevo necesitan de cereales los cuales compiten con la alimentación del cubano, ya que consumimos  maíz, soya, arroz, trigo, chícharos, etc solo por mencionar algunos ejemplos.

¿Si somos un país eminentemente agrícola. Porque no pensar más en las potencialidades que tenemos y no aprovechamos?

¿Por qué no mirar más hacia el ganado mayor y trazar nuevas metas para un desarrollo basado en nuestras propias materias primas que saldrían de nuestras tierras?

¿Por qué no pensar en un desarrollo vacuno real donde los productores puedan sacrificar de manera legal, controlada y planificada sus propias reses, las cuales podrían beneficiar  la distribución  y abastecimiento de mercados, casillas y consumo social en general?

Quiero recordar algo que decía nuestro Comandante en jefe en su brillante Concepto de Revolución “….Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado…..”

Creo que en momentos en los que el enemigo apuesta por destruir la Revolución por medio del engaño, presiones económicas, que buscan el descontento de un pueblo valiente y unido. Sin lugar a dudas debemos “Pensar distinto, Pensar como país, Destrabar todo lo que no nos permita desarrollarnos” (palabras de nuestro presidente Díaz- Canel)

Continuará….

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *